Christian era un joven entusiasta, el cual,  era muy hiperactivo, pero lo que no sabia es que en algún momento de su vida todo eso le seria necesario en su día a día.
Como dice algún dicho de lo que se siembra se cosecha, mejor  no me podía caer ese dicho a mi. Recuerdo que de muy joven, cuando solía estar con mis amigos de la infancia,  ellos siempre me tildaban de ser el más “avispado”, ya que mi modo de ser era un poco diferente a la de ellos: (más amigable, tenía mucha fiabilidad con mis expresiones, transmitía credibilidad.). Por ello siempre cuando mis compañeros  necesitaba algo,  como por ejemplo; hablar con algún concejal, alcalde, etc., para que nos colaboren con las camisetas del equipo de fútbol que teníamos en al barriada, etc.

A medida que iba creciendo,  hablo de unos (16 años), muchas veces yo -Christian-  me hacia algunas preguntas ¿lograré algún día ser alguien? Eran preguntas en ese momento sin sentido, las cuales ni siquiera sabía si les daría respuesta algún día.

“Conforme pasan los años tu vida adquiere el zumo de la experiencia vivida, para luego reflejarla en los momentos mas oportunos de tu vida.”

Los momentos claves de mi vida los tengo muy en mente, ya que son momentos inolvidables de poca frecuencia e irrepetibles en muchos casos, estos momentos pasan de ser un momento mas de lo vivido,  para posesionarse en lo mas alto de tu sabiduría futura y presente, ustedes se preguntaran ¿cuales son estos momentos?, pues la verdad seguro que tu lo sabes y lo viviste, pero nunca te hiciste ecos de ellos, yo daré algunos ejemplos de los míos.  Una ves recuerdo estar sentado en el balcón de mi casa, y vi pasar a un señor con sus dos hijos y su mujer, recuerdo que vi como aquel hombre repartía amor a su familia, quizás me sentí un poco envidioso y a la ves inquieto de querer hacer yo lo mismo, fue entonces que me pregunte ¿ si la vida me diera dos hijas haría yo los mismo?, no paso mucho desde aquella pregunta, cuestión de unos (8 años), y ahora soy el padre mas feliz sobre la faz de la tierra, trato de darles un cariño puro y sincero, a mis dos queridas hijas y a mi mujer por supuesto.

Pero bueno para que aburrilos con mis historias, si ustedes pueden recordar las suyas y meditar sobre ellas. Quizás algo si que tengo muy en claro, y es que mi vida la he sacado adelante en un “formato” (digámosle así para que se me entienda mejor), en el cual lo tengo muy dibujado en mi pensamiento todos los días y es el de trazarme pequeñas metas siempre que pueda, y entretenerme en cumplirlas, así es como he llegado a forjar mi vida hasta el día de hoy con “minimetas”, como les digo yo. La verdad amigos les recomiendo este formato de vida a mi por lo menos me ha servido de mucho y también he aprendido mucho, ya que yo me he trazado todo tipo de “minimetas”, como por ejemplo;  demostrar en mi trabajo que el puesto que me han asignado, lo se llevar y trabajaré bien para que nunca en la vida se me quede grande ningún puesto de trabajo en el que esté “superarme a mi mismo, siempre que pueda”.

También influye y mucho tu nivel de sociabilidad ante el mundo, a la hora de ser feliz en la sociedad donde estés arraigado. Yo siempre he tenido muy claro, que esté donde esté llevare conmigo mi mejor arma para enfrentar a lo desconocido  ” mi forma de ser”, la cual la voy a definir en unas cuantas líneas, sinceramente nunca lo había hecho pero bueno siempre hay una primera vez.

Me defino como una persona muy sociable, y a lo mejor muy poco tolerable, pero lo compenso con lo mejor que tengo que es la capacidad para hacer amistades en “cualquier sitio que me encuentre”.

A veces parase ser que es una vocación que tengo a la hora de entablar amistad con los demás, en cualquier sitio que estoy siempre siembro buenos amigos o compañeros como mínimo.

Puede ser que demuestre mucha sinceridad con mis palabras a la hora de charlar con la gente o a lo mejor mi forma de ver la vida, que hace que se me haga muy fácil hacer amistades allá donde esté, claro que siempre hay que tener cuidado en elegir a las amistades, por que tus amistades serán las que te guíen y aconsejen por donde esta el camino derecho a todo lo bueno de esta vida, si es todo lo contrario hay que tener mucho cuidado ya que estas amistades te pueden hacer caer a lo mas profundo del pozo de la perdición total o de ser un antisocial. “OJO”.

No hay nada más gratificante que cuando vas a cualquier sitio de este mundo y la gente te señale como hombre de bien, cuando pasa esto se puede sentir el fulgor de la vida recorriéndote las venas de tu cuerpo y sentirte orgulloso de aquello.